Hay muchas cosas que a veces no consideramos importantes o que ni siquiera sabemos que existen. Por ejemplo qué es una dirección IP, la etiqueta numérica que identifica los dispositivos conectados a una red informática.

No es necesario que sepas cómo usarla o cómo cambiarla, eso se lo puedes dejar a los profesionales. Pero es importante que conozcas qué es, porque cada vez que vas a Internet o que usas una conexión estás haciéndolo por medio de una dirección IP (esto sucede, por ejemplo, al abrir una aplicación desde tu celular). Por lo tanto, nunca está de más conocer la información básica sobre esta.   

Qué es una dirección IP y por qué es importante

Dirección IP

 

Es una etiqueta lógica –un número– que se asigna a nuestros dispositivos (computador, celular o tablet) cuando se conectan a una red IP (que funciona sobre el protocolo de Internet). Así como las casas tienen una dirección, los equipos también, aunque tiene características diferentes.

Al identificar los dispositivos conectados, este número permite que la información que envías (como una solicitud o un formulario, por ejemplo) llegue a su destino y que la respuesta regrese correctamente a ti.

Según la versión, la dirección IP puede estar compuesta por 4 números entre 0 y 255 separados por puntos (versión IPv4); por ejemplo: 192.168.0.1. Los puntos no tienen ningún valor o información extra.

En la versión IPv6 se utilizan cadenas de caracteres (números y letras) más largas. Por ejemplo, 2001:0DB8:1234:5678:ABCD:EF00:0000:0009; este protocolo es más moderno y permite más conexiones que el anterior.

Cómo la información va y vuelve a tu pc gracias a la IP

Cuando te conectas a Internet, por cable o conexión Wi-Fi, y cuando tratas de ingresar a un sitio web, a tu red social o para enviar un mensaje, este tiene que ser enviado al destino correcto y la respuesta debe llegar directamente a tu computador. Esto depende de la dirección IP.

Imaginemos que un mensajero tiene varias cartas con distintas direcciones. Para que la carta llegue al destino correcto, la dirección en el sobre debe estar bien escrita. Así mismo, obtendrás respuesta solo si la dirección del remitente está correcta en la carta que envías.

Una dirección IP funciona de igual manera y la información va y vuelve gracias a esta.

Así mismo, la dirección de una casa no es dada por el dueño, sino por las autoridades correspondientes (como la oficina de Catastro). En el caso de una IP, la dirección es dada por el proveedor de Internet al Router que se encuentra en tu casa u oficina. Este dispositivo, a su vez, le da una dirección local a tu computador y a todos los se conectan a través de él.

Además, mantiene un registro de ellos, para darles la misma dirección la próxima vez que vuelvan a conectarse. Por eso, es posible que siempre tengas la misma dirección IP cuando te conectas a la misma red.

Por medio de esta dirección, de acuerdo a unas reglas previamente establecidas y que tu computador y router conocen, la información va y viene según los protocolos. En el caso del mensajero, podríamos decir que este conoce previamente el sistema y organiza su recorrido para entregar las cartas de la manera más eficiente posible. Por ejemplo, escoge las rutas menos congestionadas.

Los protocolos son los responsables de direccionar y entregar tu petición online de manera adecuada. ¿Cómo lo hace?, simplemente añade como una ‘dirección de retorno’ a todas las solicitudes y actividades que haces en la web. Como una dirección de remitente en una carta.

No siempre tienes la misma IP

Ya sabemos que la dirección IP de tu computador en casa es asignada por el Router, que a su vez la recibe del proveedor de acceso. En nuestro ejemplo del cartero, esto funciona como si la información fuera enviada a un conjunto, la dirección le pertenece a la portería, pero dentro hay una convención especial para cada hogar dentro de este. El cartero debe buscar primero la dirección del conjunto y posteriormente la dirección interna para entregar la carta al destinatario correcto.

Pero cuando llevas, por ejemplo, tu portátil al trabajo esté tendrá una IP completamente diferente. Así que no es necesario memorizarla. Si llevas tu portátil contigo de vacaciones también tendrás una dirección diferente y temporal asignada por el router de tu hotel o café.

Cómo puedes saber qué dirección IP estás usando

Hay dos manera de ver tu dirección IP. Una forma es preguntarle a Google ‘My IP’ y te dará tu dirección de IP pública. De igual manera, hay páginas como ‘What is my IP address’?, siguiendo los pasos de la página web obtendrás estos datos. Sin embargo, te recordamos que no es necesario que conozcas tu IP para navegar, ni tienes que memorizarla. La dirección IP es parte del protocolo de Internet para que recibas la información que solicitas en la web.

¿Qué tiene que ver la dirección IP con mi dominio?

Si volvemos a nuestro ejemplo del cartero, tu dominio sería el nombre del destinatario de la carta, mientras que la dirección IP representa la dirección de su edificio. Para relacionarlos, existe un protocolo llamado Sistemas de Nombre de Dominio (DNS, por sus siglas en inglés) que convierte los sistemas alfabéticos en direcciones IP.

Entonces, si tu escribes una dirección IP en la barra de direcciones, el DNS te enviará a la página asociada a ese número. Por ejemplo, Google mantiene la dirección IP 8.8.8.8 y 8.8.4.4. Tengamos en cuenta que para nuestros clientes es más fácil aprenderse el nombre del dominio y de nuestra marca que memorizar un número para visitar tu página.

Ten en cuenta que la dirección de tu dominio corresponde a la IP del servidor donde se encuentra tu página alojada. Por lo tanto, tu dominio y tu computador no tienen la misma dirección IP.

Y debido a que el servidor no cambia de ubicación y está conectada de manera constante, está siempre tendrá la misma dirección IP.

Comienza buscando tu dominio aquí