A través de un gestor de contenido, podrás subir material a tu sitio web y actualizarlo. Te contamos de qué se trata.

Preocúpate por el front end

Normalmente, actualizar una página web involucra descargar un archivo en HTML, modificarlo y volverlo a subir al hosting para actualizarlo.

Es un proceso engorroso en el que hay que emplear habilidades de programación usando códigos y algoritmos.

Un gestor de contenido (CMS, por sus siglas en inglés), te permite actualizar el material de tu sitio web, subir nuevos contenidos pensando en cómo van a lucir para el usuario, desde los elementos tipográficos hasta la composición de cada página y los elementos de multimedia que agregues.

Una vez tengas el contenido listo, el CMS se encarga de todo el trabajo técnico para actualizar tu sitio y subir estas actualizaciones al servidor del hosting.

¡Y listo! Habrás publicado algo nuevo sin preocuparte por una sola línea de código.

 

¿Qué te ofrece un CMS?

Aparte de la ventaja de no tener que saber de programación para actualizar tu sitio web, los CMS tienen otros beneficios.

HubSpot nos señala que con un CMS, por ejemplo, varios usuarios pueden intervenir en el sitio web a la vez.

Como la plataforma se encarga de compilar y actualizar todo cuando algún usuario publica o actualiza contenidos, varias personas pueden trabajar en simultáneo. Esto ayuda a que los procesos sean más eficientes.

Estos también ofrecen herramientas para optimizar las URLs de tu sitio para SEO, y a través de plugins que puedes adquirir e incorporar al CMS.

Puedes contar con aún más herramientas que te ayuden a potenciar el posicionamiento orgánico de tu sitio web en motores de búsqueda.

En el área de diseño, los CMS también te tienen cubierto. Te ofrecen plantillas para el contenido, algunas de ellas gratuitas y otras de pago, para que no tengas que preocuparte por la composición del sitio web.

 

¿Cuál CMS elegir? ¿Cómo implementarlo?

La mayoría de proveedores de hosting te permiten instalar el CMS directamente desde su plataforma.

Puedes elegir un CMS e instalarlo para administrar tu sitio web.

La elección del CMS depende del tipo de contenido que publiques regularmente en tu sitio web.

Según datos de Tech Jury, el 32% de los sitios web del mundo usan WordPress.

En efecto, WordPress es el CMS más popular, por su facilidad para publicar contenido en texto, plugins y plantillas que ofrece para potenciar la funcionalidad de tus sitios web. Pero ciertamente no es la única opción.

Otros CMS, como Webflow, ofrecen herramientas más robustas y especializadas en otras áreas de desarrollo, como la parte visual.

Magento OpenSource se enfoca en la creación de sitios de eCommerce, ayudándote a erigir la infraestructura y seguridad necesarias para una tienda en línea.

Otras, como Drupal, permiten mayor control al usuario, pero requieren de algún conocimiento de HTML para poder explotar todo su potencial.

Al final, tu elección de CMS deberá depender de las necesidades de tu sitio web y de tu negocio.

Es clave hacer un sondeo y ver las opciones que ofrece tu proveedor de hosting para tomar esta decisión.

 

Comienza buscando tu dominio aquí