Según el estudio Digital 2020 Global Overview Report, Colombia tiene 60.3 dispositivos conectados a internet. Es decir, hay 119% más dispositivos que personas en el país, y estos son clientes que puedes alcanzar si decides hacer comercio electrónico.

Estas cifras avalan un panorama positivo en Colombia, que incluso tiene la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCEC). 

Durante el aislamiento, las ventas por internet aumentaron 9.9%, según un estudio de Mercado Libre. 

Con estos números, Colombia toma una posición de liderazgo regional respecto de ventas electrónicas en los últimos meses.

 

¿Tomaste la decisión de crear un comercio electrónico? 

 

¡Aún estás a tiempo!  Y si ya tienes una empresa legalmente constituida, ya has dado pasos importantes que te ponen por delante de emprendedores que apenas empiezan a construir sus empresas. 

Lo que sigue es definir la plataforma que emplearán para tus ventas. 

Como en muchos otros ámbitos, las redes sociales son una vía atractiva para empezar a vender online, pero tienen la desventaja de que no podrás implementar infraestructura de pago, ofrecer a los clientes un catálogo unificado de productos o construir la navegabilidad de tu comercio. 

Por esto, es clave ver las redes sociales como una vitrina, que llame la atención de los clientes y cree un canal de comunicación rápido que traiga un amplio volumen de retroalimentación.

Según todo esto, tener un sitio web es lo más indicado para un negocio en internet.

Para lograrlo, deberás adquirir un dominio además de la plataforma. 

El dominio es la dirección de tu negocio en la web, a donde irán los clientes para comprar tus productos.

Laura Tavernier, gerente de mercadeo y relaciones públicas de .CO Internet, habla de tres tipos de nombres de dominio.

  • El dominio de marca: sólo puede ser el nombre de tu empresa
  • Dominios de palabras clave: únicamente utilizados para componer el nombre de tu dominio
  • Dominios mixtos: son aquellos que mezclan los dominios de marca y las palabras clave.

“Los tres pueden dar un valor agregado a tu sitio web y ayudar a atraer más clientes. La recomendación es que leas con atención las sugerencias y características de cada uno y pruebes cuáles están disponibles. El dominio de tu sitio web es tan importante como el nombre de tu empresa, por eso se debe escoger cuidadosamente”, señala Tavernier.

Para echar a andar el eCommerce, debes tener fotografías de tus productos en alta resolución montadas en la web.

Esto dentro de un catálogo con descripción y precio, que sea fácil de utilizar y que ofrezca cualquier información que puedan requerir tus clientes. 

La mayoría de plataformas de administración web tienen plantillas para tiendas online listas para funcionar.

Con ellas podrás personalizar el look and feel de la tienda para darle la imagen de tu negocio.

Para facilitar los pagos, es clave habilitar distintos métodos de pago.

Desde transferencias bancarias, pasando por tarjetas de crédito o débito, hasta el pago contraentrega o en puntos de recaudo, es importante que el cliente cuente con varias opciones para encontrar una que se ajuste a sus posibilidades. 

Si implementas pasarelas como Mercado Pago, PayU o PSE, estas normalmente se encargan de instalar su plataforma en tu sitio.

Todos los comercios electrónicos deben tener disponibles sus términos y condiciones, además de las condiciones de envío, políticas de transacciones bancarias y plazos para entrega y devoluciones. 

La claridad en la información protegen tus clientes y empresa, deberás certificar la aceptación de las condiciones mediante una casilla.

 

Posventa: ¿Cómo gestionar la entrega de tus productos a los clientes?

entrega del producto

Con tu dominio, tu sitio web y las pasarelas de pago listas, el siguiente paso es vender. 

Las más grandes empresas de mensajería tienen planes mensuales, mediante los cuales puedes agendar un punto y hora diarios de recogida para entregar tus productos.

Deberás contactarlas y revisar cuál plan se ajusta más a tu volumen de ventas y necesidades.

Algunas de estas empresas son

Estas empresas generalmente entregan los productos en tres días hábiles en zonas urbanas, mientras que en zonas rurales y remotas se puede tardar hasta cinco días. 

Los precios varían según el sitio de origen y el lugar de entrega.

Todas estas variaciones deben ser claras en tu web y deberás informárselas al cliente al momento de pago.

La atracción de clientes

Tienes la infraestructura lista. Ahora es momento de ir a las redes y concebir estrategias de mailing. Con esto traerás potenciales clientes a tu web. 

Mantente informado sobre tendencias, etiquetas y estrategias para ampliar tu base de seguidores y llevarlos a tu web. 

Una comunidad que entienda la filosofía de tu empresa fortalecerá la lealtad de tus clientes.

Google y las redes ofrecen herramientas de pauta con las que puedes promocionar tu perfil para ganar seguidores.

También puedes promocionar tu web y tus productos de manera gratuita. 

Jugar con las herramientas de segmentación y pequeñas cantidades de dinero te permitirá encontrar el público indicado y el formato que necesitas para luego sí incrementar la inversión en pauta.

Por último, debes saber que el comercio electrónico no se reduce a darle “enter” a tu web y esperar a que lleguen los clientes. 

Hay que posicionar el negocio y el portal web, actualizarlo constantemente para reflejar nuevos productos o la disponibilidad de los que ya tienes. 

No por ser diferentes las dinámicas significa que un eCommerce no requiere esfuerzo y dedicación para florecer.

 

Imágenes de freepik

Comienza buscando tu dominio aquí