Archivo de la categoría: BLOG

BLOG

articulo ciberseguridad cointernet

Ciberseguridad en tiempos de pandemia 15 Octubre, 2020

La pandemia nos conectó aún más a internet. Trabajamos, estudiamos y compartimos en la web, y esto significa que tenemos más riesgo de ser víctimas de delincuentes cibernéticos

Esto supone un gran reto para los equipos de TI, que deben garantizar la seguridad de los colaboradores y de los bienes digitales de la empresa. 

Los ataques cibernéticos han aumentado durante los últimos nueve meses. Tanto la Interpol como la OMS han levantado las alarmas al respecto.

La Interpol asegura que nada más entre enero y abril, un socio de una empresa del sector privado recibió 907,000 correos basura, 737 incidentes de malware y 48,000 URLs maliciosas que corresponden a ataques relacionados con la coyuntura y que estaban dirigidos a empresas, administraciones estatales e infraestructuras esenciales. 

 

Los ataques DDoS a instituciones educativas aumentaron 350%.

Este es uno de los nuevos retos de la ciberseguridad: el objetivo ya no son los individuos, sino las organizaciones

Negocios, Pymes, emprendedores e instituciones oficiales se han convertido en el blanco predilecto de estos ataques

Durante este tiempo, muchos entendieron la importancia de tener presencia en Internet y surgieron nuevos sitios que ayudaron a los negocios a sobrevivir, pero ahora es importante que evaluemos si estamos protegidos de manera adecuada, pues los cibercriminales aprovechan cualquier debilidad en el sistema”, afirma Laura Tavernier, gerente de mercadeo y relaciones públicas de .CO Internet. 

Tener conocimiento de los métodos de ataque de estas personas para acceder a equipos, y tener sumo cuidado al aceptar, instalar o descargar invitaciones de terceros es clave para protegerse de estos ataques.

 

TE PUEDE INTERESAR: Tips para empezar a hacer comercio electrónico en Colombia

 

El phishing es una de las modalidades más comunes

Se trata de la aplicación de la ingeniería social para que la víctima entregue voluntariamente información o descargue aplicaciones maliciosas en sus dispositivos, creyendo que son algún tipo de documento legítimo. 

Estos ataques llegan a través del correo, herramienta esencial para el trabajo y al que accedemos desde computadores, celulares o tablets. 

Otra modalidad es la de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS), que consiste en un intento de saturar y hacer colapsar el servidor de una red para denegar el acceso a los usuarios. 

Dependiendo de la gravedad del ataque, estas caídas de servidores pueden durar algunos días y hasta semanas, comprometiendo la operación de las organizaciones. 

Increíblemente, los ataques no son nuevas formas que las empresas y los negocios no sepan cómo evitar. El phishing es reconocido hoy en día y fácil de detener a tiempo. Por lo que se trata de mantener un ojo alerta y educar a los colaboradores de las empresas para no caer en tácticas antiguas”, señala Tavernier. 

Advertir los ataques a tiempo es indispensable para evitarlos.

Sin embargo, lo realmente clave es estar preparados y prevenidos para saber cómo actuar en caso de ataque para identificarlo en la organización y responder adecuadamente.

Por esto, debemos saber exactamente cómo operan. 

 

imagen de pixabay

Ver más »
articulo inversionista cointernet

Cómo atraer un inversionista para tu emprendimiento

Conseguir una persona que invierta en tu emprendimiento es un logro importante

Sin embargo, los inversionistas están lejos de ser sólo una fuente de capital. 

Tu relación con ellos puede extenderse en el tiempo y tendrás que cultivarla cuidadosamente.

Un emprendimiento que recibe inversiones tempranas tiene una posibilidad más clara de lograr el éxito, según estudios de Crunchbase, un sitio web dedicado al emprendimiento y que cuenta con bases de datos de ideas a nivel global. 

Cuando hablamos de inversiones, su primer punto habla de la importancia de construir confianza, tener claridad de las fortalezas y debilidades del emprendimiento, e identificar ventajas para la negociación.

Lograr el apoyo y el desembolso de un inversionista no es el final de la relación. Por el contrario, se trata apenas del inicio. 

 

Los expertos sobre el tema tienen tres tips claves para tratar con los inversionistas.

 

No todo es dinero

Claro, el aporte financiero es la función principal del inversionista. Sin embargo, Deepak Malhotra, profesor de administración en Harvard, señala que el contrato que firmas con el inversionista es como un matrimonio

Así, el momento en que se firma ese contrato es cuando empieza la relación, sin importar qué tan larga se hizo la negociación. 

Esta relación es como un matrimonio, sin opción de divorcio.

En la negociación es importante dejar claro el grado de control que podrás ejercer sobre el manejo del dinero del inversionista, los puntos en los que puedes ceder, y sobre quién recae el derecho a tomar decisiones.

Malhotra recuerda la historia de un emprendimiento que logró recaudar inversiones mayores a las que esperaba. 

Sin embargo, su fundador dejó de lado el futuro y las contraprestaciones a las que se comprometió por la cantidad que recibió.

Por esta razón, deberás construir una relación en la que se puedan dejar claras todas las condiciones antes de firmar. 

Ambas partes tendrán que expresar sus expectativas, y poner sobre la mesa los puntos sobre los que admitirán negociación

Así, habrá absoluta transparencia y se podrá determinar si la inversión cumple con todas las condiciones necesarias. 

La confianza es un elemento esencial para la relación que resulta de la firma de cualquier acuerdo.

 

Vale más escuchar que proponer

Nadie tiene mejor conocimiento de las necesidades de tu emprendimiento que tú. Sin embargo, Crunchbase aconseja guardar tus cartas

La propuesta del inversionista estará basada en lo que este percibe como tus fortalezas, debilidades. 

Será un insumo importante para evaluar tu start-up desde un punto de vista diferente y podrás entender por qué recibiste la oferta que recibiste, además de tener todos los insumos para hacer una buena contrapropuesta.

Por su parte, Malhotra sugiere algo parecido. Asegura que pensar con ambas perspectivas te ayudará a entender las expectativas del inversor

Esto te permitirá decidir si tu emprendimiento podrá cumplirlas, o aclararlas.

Todo este proceso permite que la otra parte indague y conozca al fundador del emprendimiento más allá del emprendimiento en sí. 

Esta parte de la negociación es clave para el éxito de la inversión que de ella resulte. 

Los inversores buscan emprendedores apasionados por lo que hacen, más allá de buenas ideas.

 

Conoce a tu inversionista

Aunque no sea aconsejable ser el primero en poner una cifra sobre la mesa, sí es clave tener claridad sobre las fortalezas y oportunidades de mejora de tu emprendimiento.

Esto te permitirá tener expectativas realistas de un inversionista y bien dudar cuando te ofrezcan cifras extravagantes, o dar por terminada la negociación cuando no encuentres que la oferta sea suficiente. 

Sabrás que estás dispuesto a negociar para no tener sorpresas durante el proceso.

Cuando tienes certeza de cuál es el atractivo de tu emprendimiento te pondrá en posición de reforzar tus propuestas en la negociación y dar una idea detallada de cómo vas a lograr los objetivos que propongas a los inversionistas. 

También podrás evaluar el valor añadido de cada inversionista.

Sobra decir que toda negociación debe contar con el acompañamiento de un abogado especialista

También conviene que tengas como referencia otros contratos que hayan firmado emprendimientos similares al tuyo con el inversionista con el que negocias, y saber qué decisiones se tomaron bajo qué condiciones.

 

 

Imagen de pixabay

Ver más »
oportunidades

Las oportunidades están en los problemas. 5 Octubre, 2020

Colombia no es la excepción, y es el lugar donde hay miles de oportunidades que no hemos visto. 

“En nuestro país hay cientos de problemas esperando una mente creativa que esté dispuesta a darle una solución a las comunidades. Un emprendimiento social de este tipo tiene asegurado un nicho para crecer y aprender para mejorar”, según Claudia Aparicio, directora ejecutiva de United Way, Dividendo por Colombia.

Aparicio hace énfasis en que las soluciones deben ser sencillas, pragmáticas y accesibles, especialmente en una sociedad como la colombiana. 

Entre mayor sea la sencillez, mayor beneficio traerá a las comunidades.

La implementación además servirá como un ensayo para potenciar el desarrollo de productos que respondan a problemáticas similares en otros contextos.

Para esta ejecutiva, la creatividad es abundante en Colombia. La pandemia lo demostró.

 “Cuando necesitábamos respiradores, salieron propuestas muy buenas desde las universidades y el sector privado. En casi todas las industrias hay soluciones que ofrecer, se trata de prestar atención y pensar de manera enfocada en qué podemos hacer mejor a nivel local”, señala Aparicio.

 

¿Estoy resolviendo el problema adecuado?

 

Pregunta incorrecta. Lo que hay que hacer es llegar al núcleo del problema para determinar si la solución que se plantea es viable

Para esto, debemos hacer las preguntas adecuadas.

Esta aproximación a la construcción de un negocio no funciona solamente para emprendimientos sociales. 

Según el Harvard Business Review, un producto concebido desde la solución de un problema permite hacer un benchmark temprano del mercado y determinar si hay clientes para este bien o servicio. 

Si encontramos que un problema personal le ocurre a miles de personas tendremos el primer elemento constitutivo de un producto exitoso.

Las oportunidades que surgen de los problemas pueden de esta manera abrir el camino a un producto que tenga éxito.

Por el contrario, las ideas pueden quedarse en el papel o en un prototipo que termina con números rojos o inversiones mal direccionadas que pudieron haber sido destinadas a hacer crecer su negocio.

 

Imagen de: pixabay

Ver más »
e-commerce cointernet

Tips para empezar a hacer comercio electrónico en Colombia

Según el estudio Digital 2020 Global Overview Report, Colombia tiene 60.3 dispositivos conectados a internet. Es decir, hay 119% más dispositivos que personas en el país, y estos son clientes que puedes alcanzar si decides hacer comercio electrónico.

Estas cifras avalan un panorama positivo en Colombia, que incluso tiene la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCEC). 

Durante el aislamiento, las ventas por internet aumentaron 9.9%, según un estudio de Mercado Libre. 

Con estos números, Colombia toma una posición de liderazgo regional respecto de ventas electrónicas en los últimos meses.

 

¿Tomaste la decisión de crear un comercio electrónico? 

 

¡Aún estás a tiempo!  Y si ya tienes una empresa legalmente constituida, ya has dado pasos importantes que te ponen por delante de emprendedores que apenas empiezan a construir sus empresas. 

Lo que sigue es definir la plataforma que emplearán para tus ventas. 

Como en muchos otros ámbitos, las redes sociales son una vía atractiva para empezar a vender online, pero tienen la desventaja de que no podrás implementar infraestructura de pago, ofrecer a los clientes un catálogo unificado de productos o construir la navegabilidad de tu comercio. 

Por esto, es clave ver las redes sociales como una vitrina, que llame la atención de los clientes y cree un canal de comunicación rápido que traiga un amplio volumen de retroalimentación.

Según todo esto, tener un sitio web es lo más indicado para un negocio en internet.

Para lograrlo, deberás adquirir un dominio además de la plataforma. 

El dominio es la dirección de tu negocio en la web, a donde irán los clientes para comprar tus productos.

Laura Tavernier, gerente de mercadeo y relaciones públicas de .CO Internet, habla de tres tipos de nombres de dominio.

  • El dominio de marca: sólo puede ser el nombre de tu empresa
  • Dominios de palabras clave: únicamente utilizados para componer el nombre de tu dominio
  • Dominios mixtos: son aquellos que mezclan los dominios de marca y las palabras clave.

“Los tres pueden dar un valor agregado a tu sitio web y ayudar a atraer más clientes. La recomendación es que leas con atención las sugerencias y características de cada uno y pruebes cuáles están disponibles. El dominio de tu sitio web es tan importante como el nombre de tu empresa, por eso se debe escoger cuidadosamente”, señala Tavernier.

Para echar a andar el eCommerce, debes tener fotografías de tus productos en alta resolución montadas en la web.

Esto dentro de un catálogo con descripción y precio, que sea fácil de utilizar y que ofrezca cualquier información que puedan requerir tus clientes. 

La mayoría de plataformas de administración web tienen plantillas para tiendas online listas para funcionar.

Con ellas podrás personalizar el look and feel de la tienda para darle la imagen de tu negocio.

Para facilitar los pagos, es clave habilitar distintos métodos de pago.

Desde transferencias bancarias, pasando por tarjetas de crédito o débito, hasta el pago contraentrega o en puntos de recaudo, es importante que el cliente cuente con varias opciones para encontrar una que se ajuste a sus posibilidades. 

Si implementas pasarelas como Mercado Pago, PayU o PSE, estas normalmente se encargan de instalar su plataforma en tu sitio.

Todos los comercios electrónicos deben tener disponibles sus términos y condiciones, además de las condiciones de envío, políticas de transacciones bancarias y plazos para entrega y devoluciones. 

La claridad en la información protegen tus clientes y empresa, deberás certificar la aceptación de las condiciones mediante una casilla.

 

Posventa: ¿Cómo gestionar la entrega de tus productos a los clientes?

entrega del producto

Con tu dominio, tu sitio web y las pasarelas de pago listas, el siguiente paso es vender. 

Las más grandes empresas de mensajería tienen planes mensuales, mediante los cuales puedes agendar un punto y hora diarios de recogida para entregar tus productos.

Deberás contactarlas y revisar cuál plan se ajusta más a tu volumen de ventas y necesidades.

Algunas de estas empresas son

Estas empresas generalmente entregan los productos en tres días hábiles en zonas urbanas, mientras que en zonas rurales y remotas se puede tardar hasta cinco días. 

Los precios varían según el sitio de origen y el lugar de entrega.

Todas estas variaciones deben ser claras en tu web y deberás informárselas al cliente al momento de pago.

La atracción de clientes

Tienes la infraestructura lista. Ahora es momento de ir a las redes y concebir estrategias de mailing. Con esto traerás potenciales clientes a tu web. 

Mantente informado sobre tendencias, etiquetas y estrategias para ampliar tu base de seguidores y llevarlos a tu web. 

Una comunidad que entienda la filosofía de tu empresa fortalecerá la lealtad de tus clientes.

Google y las redes ofrecen herramientas de pauta con las que puedes promocionar tu perfil para ganar seguidores.

También puedes promocionar tu web y tus productos de manera gratuita. 

Jugar con las herramientas de segmentación y pequeñas cantidades de dinero te permitirá encontrar el público indicado y el formato que necesitas para luego sí incrementar la inversión en pauta.

Por último, debes saber que el comercio electrónico no se reduce a darle “enter” a tu web y esperar a que lleguen los clientes. 

Hay que posicionar el negocio y el portal web, actualizarlo constantemente para reflejar nuevos productos o la disponibilidad de los que ya tienes. 

No por ser diferentes las dinámicas significa que un eCommerce no requiere esfuerzo y dedicación para florecer.

 

Imágenes de freepik

Ver más »
como conseguir un cofundador

Cómo buscar al cofundador indicado para tu emprendimiento. 10 Agosto, 2020

El insumo fundamental para el éxito de tu propio emprendimiento es el equipo que va a estar a tu lado, y el primer miembro de ese equipo será un cofundador. 

Idealmente, una afinidad en términos de valores como integridad, compromiso y pasión por el emprendimiento será una de las características que consideres importantes a la hora de hacer un recuento de las personas que has conocido durante tu vida para elegir a un cofundador.  

Hablamos con fundadores de emprendimientos colombianos para conocer su faceta de reclutadores, cuáles piensan que son los valores compartidos y las estrategias apropiadas para fichar a una persona como cofundadora de un emprendimiento. 

Tania Zapata – CEO y cofundadora de Akily, también cofundó Voice123 y Bunny, Inc. 

Encontrar a un buen cofundador es difícil”. Entre emprendedores es una máxima decir que entrar en una sociedad es cómo entrar a un matrimonio.  

Es una relación que idealmente va a durar muchos años y donde el ego debe pasar a un segundo plano.  

Habrá que conciliar de vez en cuando, aún si no estás de acuerdo, para que la empresa salga adelante. 

 

6 cualidades que debe tener un cofundador.

 

Lo que yo busco en un cofundador, y también en la mayoría de las personas con las que trabajo, es: 

1. Capacidad de reflexión: la persona que elijas debe tener la capacidad de autoevaluarse.

Debe poder reconocer sus fortalezas, pero ante todo sus falencias y poder reconocer sus equivocaciones para volverlas oportunidades de mejora en el futuro.

2. Persistencia: desarrollar y nutrir una idea toma tiempo e implica superar muchos obstáculos.

Necesitas una persona que no baje los brazos ante el primer problema.

3. Ser multidisciplinario y estar dispuesto a desempeñarse en varias funciones: como regla general, los fundadores deben poder desenvolverse en todas las áreas que requiera el negocio (tecnología, marketing, administrativo, etc.)

4. Autosuficiente e independiente: es indispensable tener una persona que camine contigo y que no tengas que empujar y motivar.

5. Autodidacta: ¿no sabes cómo hacerlo? Aprende. Por lo menos hasta que puedas delegarlo a alguien más.

6. Excelente capacidad de comunicación/franqueza: deberá haber absoluta transparencia entre los fundaciones para que la sociedad funcione correctamente.

Todas mis experiencias con cofundadores han sido diferentes.

En las primeras compañías que fundé, mi cofundador fue mi esposo Alexander Torrenegra.

Fue un proceso que se dio de manera natural porque estábamos unidos resolviendo problemas que nos afectaban a los dos.

Con Natalia Ulloa, mi socia actual, yo quería entrar en el mundo de la educación. Esa es su área de experticia.

Entre las dos buscamos el problema que queríamos solucionar, y yo aporté mi experiencia fundando y desarrollando emprendimientos.”

Diego Alejandro Guzmán – CEO y Fundador de Bankity

“El punto de partida para encontrar un cofundador es que comparta tu visión y/o aspiraciones.

-¿Quiere tu socio construir un negocio que se proyecte en la región, como tú?

-¿O quiere tener un negocio para tener un buen sueldo y comprarse un carro lujoso?

-¿Está listo para trabajar y llegar a metas importantes, o percibe el negocio como lifestyle?

Como parte de ese conjunto de valores compartidos, estoy convencido de que la asertividad es crucial.

Los socios van a tener muchísimas discusiones y puntos de vista encontrados, y en ellas, hablar claro y de manera constructiva es necesario.

Esto va de la mano con unos valores base que deben estar presentes en cualquier relación:

-La honestidad.

La transparencia .

-La lealtad.

Conocí a mi socio actual en la universidad y hemos trabajado juntos durante 10 años. Por eso, nunca hubo un proceso de reclutamiento propiamente dicho.

Sin embargo, si tuviera que buscar un socio, antes que intentar venderle la idea, me concentraría en determinar si su motivación va por el lado de los impactos que se puedan generar, más allá de retorno.

Por eso, más que venderle la idea, le preguntaría mucho sobre sus motivaciones.

Si es la persona adecuada, sólo escuchar la idea debería motivarle.

En el ejercicio del emprendimiento surgen toda clase de problemas, y sólo ese tipo de motivación hace que una persona se mantenga firme y trabaje para encontrar soluciones, en lugar de tirar la toalla a la primera de cambio y pasar a ser parte del problema.”

María Alejandra Tenorio – CEO y cofundadora de La Manicurista

“Antes que nada, lo fundamental es la pasión. No sólo por el emprendimiento, sino por la idea. Es clave sentirla y transmitirla – se acaba entregando el alma al proyecto.

En segundo lugar, es importante el talento para ejecutar.

Uno de los socios puede pensar en términos de estrategia y visión, así como plantear resultados puntuales, pero el otro tiene que aterrizar todo en la ejecución para que las ideas se materialicen y las cosas pasen.

Finalmente, yo busco que las habilidades de mi cofundador complementen las mías.

Soy buena en el área de mercadeo y ventas, en conversar con inversionistas y en todo el tema de relaciones públicas.

Mi socia es el opuesto. Ella es buena para ejecutar, para gerenciar la operación, en tecnología, en conformar los equipos. Es importante buscar esos complementos.

Sobre los valores compartidos, hay que hablar de integridad, determinación y sentido de responsabilidad que nos haga decir: “vamos a sacar esto adelante”, además del compromiso.

Es importante que el convencimiento del cofundador venga de sí mismo.

Tiene que creer en el proyecto. Hay que presentárselo, mostrarle la oportunidad de negocio, entender si hay pasión.

Si con todo eso se ve convencido al cofundador, hora de empezar.

Esto se convierte en un modus vivendi, y ante todo el cofundador debe quererlo y debe estar dispuesto a hacer los sacrificios que requiere”.

Andrés Sarrazola – CEO y cofundador de Ayenda Hoteles

“Ese cofundador debe tener nobleza y lealtad, estar alineado con los valores éticos y tener una visión similar del futuro.

Sin embargo, hay que identificar las diferencias y sacar provechos de ella. Esas diferencias en habilidades duras significarán que cada persona pueda y deba cubrir áreas diferentes.

Hay que compartir la motivación y el amor por el proyecto.

Cuando empieza un emprendimiento y hay poco para mostrar del producto o del mercado que uno quiere impactar, lo que mueve todo es la visión del futuro y la determinación para realizarla.”

 

Imágenes de Freepik

 

 

Ver más »
idea de negocio

¿Cómo empezar a armar una idea de negocio?

Iniciar un emprendimiento no es una tarea individual. Hacerlo requerirá de un gran equipo, y el primer paso para construirlo es elegir a un cofundador 

Por supuesto, hay que tener una idea de negocio. El proceso para formular una idea puede ser frustrante – estamos en una era de sobre información y es fácil llegar a creer que todo está inventado (aunque no sea así). 

Aquí te compartimos varios tips que pueden ser útiles para crear una idea de negocio, y desarrollar un producto o servicio deseable y con atractivo de compra. 

Los negocios empiezan con un problema. 

 

¿Tienes un problema que vivas con alguna frecuencia y te cause frustración o te dificulte hacer algo?  

Allí puedes identificar un nicho sin atender y las oportunidades que existan para solucionar ese problema. 

Arrancar a pensar una idea de negocio sin haber identificado un problema puede significar que estés desarrollando un producto o servicio que no satisface una necesidad real, o que se enfoque en algo que no necesite una solución concreta. 

Michael Seibel da en el clavo con esta analogía: 

“Si tu amigo estuviera a tu lado y su cabello estuviera en llamas, ese fuego sería lo único que realmente le importaría en este mundo. No importaría que tuviera hambre, que sufriera una mala ruptura o que llegaran tarde a una reunión, priorizaría apagar el fuego.  

Si les dieras una manguera, el producto/solución perfecta, apagaría el fuego inmediatamente y seguiría su camino. Si les dabas un ladrillo, aún así lo agarraban e intentaban golpearse en la cabeza para apagar el fuego. Necesitas encontrar problemas tan graves que los usuarios estén dispuestos a intentar soluciones imperfectas a medias”.  

Así, la cuestión pasa a ser ¿cómo se encuentran los problemas? En general, los problemas que requieren de una solución urgente se pueden definir por los siguientes factores:  

  • Causan frustración
  • Consumen tiempo
  • Son demasiado caros 
  • Ya hay un gasto en dinero en una solución insatisfactoria 

Este último punto es esencial. Es fácil caer en la mentira de “pagaría por esto” cuando se trata de una idea propia 

Si ya se paga por algo que funciona mal o no funciona, deja de ser una hipótesis. 

Un ejercicio interesante es emplear cinco minutos, contados por reloj, para enumerar 20 problemas que tengas. No es necesario pensar en la solución.  

En este caso, es mejor la cantidad que la calidad. Si repites el ejercicio, te darás cuenta de que puedes definir problemas con facilidad y no dar el paso de empezar a pensar en su solución. 

¿Qué sigue tras definir el problema?

 

Lanzar tu producto o servicio al mercado es la prueba de fuego que determina si el problema que identificase era real y necesitaba de tu solución. Si por alguna razón resulta que te equivocaste, deberás repetir el ejercicio para identificar un problema con potencial de oportunidad. 

Es indispensable lanzar un producto o servicio antes de que tu startup se quede sin capital, o de lo contrario tu negocio morirá.  

¿Cómo lo logras? 

 

Paso 1: Piensa en el resultado de la solución cuando hayas definido el problema 

 

Tomemos como ejemplo de problema que llegar al trabajo tarda mucho tiempo.  

Antes que pensar en si un puente, un vehículo aéreo o una herramienta de telepresencia solucionan el problema, hay que centrarse en el resultado que una solución óptima va a tener. 

Si tenemos como problema que llegar a trabajar tarda demasiado, nuestra solución debe disminuir ese tiempo que toma dicho tránsito. 

Por ahora, no hay que preocuparse sobre qué vamos a crear para lograr llegar al trabajo más rápido.  

Nuestro problema está claramente señalado y hemos definido bien el resultado que debe tener nuestra solución.  

Ahora debemos elegir el momento. 

 

Paso 2: Fija una fecha de lanzamiento, la única variable fija es el tiempo.

 

Antes de definir el “qué”, establezcamos el “cuándo”.  

Entre mayor capital y tiempo tengamos disponible, más lejos en el tiempo podremos fijar un lanzamiento.  

Así, primero debemos fijar una fecha de lanzamiento y luego sí pasar a desarrollar un producto o servicio que resuelva el problema con el resultado esperado. 

Para este momento, tu startup seguramente estará conformada por dos o tres fundadores y contará con poca financiación.  

El proceso de desarrollo deberá pensarse en días o semanas, nunca meses. 

La idea aquí es dejar de lado al perfeccionista que todos llevamos dentro y evitar caer en la trampa del “todavía no está listo” eterno.  

Esto a su vez evita que retrasemos la fecha de lanzamiento indefinidamente en detrimento del capital y de la idea. 

La primera versión de tu producto o servicio seguramente tendrá fallas o no funcionará como se esperaba.  

Las versiones siguientes probablemente también tendrán fallas.  

Habrá que avanzar en la construcción de nuevas versiones rápidamente, para llegar a una que cumpla con las pautas de funcionamiento deseadas.  

Si la primera versión cumple a cabalidad con su objetivo y demuestra ser útil para los clientes, ¡fantástico! 

 Queda demostrado que valía la pena construir una solución para el problema. Sin embargo, es poco común que esto ocurra. 

 

Mantén la simpleza 

 

Si se mantiene la fecha de lanzamiento firme, es necesario establecer el alcance del producto o servicio como variable.  

Es decir, cuando se acerque la fecha límite, si hay algún contratiempo que permita pensar en aplazar el lanzamiento, lo que se debe hacer es reducir más bien el alcance.   

Una reducción en alcance no significa que el producto sea peor. Por el contrario, un alcance más reducido deriva en productos más simples y de mejor calidad. 

Cuando hablamos de una cuestión de horas para el lanzamiento y tenemos un producto que no está listo, este principio se mantiene.  

No es preciso aplazar el lanzamiento, sino reducir el alcance. Y si esto no es posible, ¡lanza el producto de todas formas!   

Aunque no sea perfecto y es posible que tenga defectos, será invaluable que los clientes entren en contacto con él.   

No solamente porque ofrecerán retroalimentación importante para el desarrollo continuado del producto, sino porque si deciden usarlo a pesar de ser defectuoso, sabremos que el problema identificado vale la pena. Si por el contrario concluimos que el análisis del problema fue errado, ceñirse a la fecha de lanzamiento habrá evitado una pérdida de tiempo en semanas o incluso meses. 

Volvamos al problema de tardar mucho tiempo en llegar al trabajo.  

Si tenemos la financiación garantizada para dos meses, podemos proponernos construir un producto que solucione el problema en un plazo de tres días.  

Esto nos da tiempo de sobra para lanzar, monitorear y repetir el proceso si este falla. 

 

 

Imágenes de Freepik

Ver más »