La pandemia nos conectó aún más a internet. Trabajamos, estudiamos y compartimos en la web, y esto significa que tenemos más riesgo de ser víctimas de delincuentes cibernéticos

Esto supone un gran reto para los equipos de TI, que deben garantizar la seguridad de los colaboradores y de los bienes digitales de la empresa. 

Los ataques cibernéticos han aumentado durante los últimos nueve meses. Tanto la Interpol como la OMS han levantado las alarmas al respecto.

La Interpol asegura que nada más entre enero y abril, un socio de una empresa del sector privado recibió 907,000 correos basura, 737 incidentes de malware y 48,000 URLs maliciosas que corresponden a ataques relacionados con la coyuntura y que estaban dirigidos a empresas, administraciones estatales e infraestructuras esenciales. 

 

Los ataques DDoS a instituciones educativas aumentaron 350%.

Este es uno de los nuevos retos de la ciberseguridad: el objetivo ya no son los individuos, sino las organizaciones

Negocios, Pymes, emprendedores e instituciones oficiales se han convertido en el blanco predilecto de estos ataques

Durante este tiempo, muchos entendieron la importancia de tener presencia en Internet y surgieron nuevos sitios que ayudaron a los negocios a sobrevivir, pero ahora es importante que evaluemos si estamos protegidos de manera adecuada, pues los cibercriminales aprovechan cualquier debilidad en el sistema”, afirma Laura Tavernier, gerente de mercadeo y relaciones públicas de .CO Internet. 

Tener conocimiento de los métodos de ataque de estas personas para acceder a equipos, y tener sumo cuidado al aceptar, instalar o descargar invitaciones de terceros es clave para protegerse de estos ataques.

 

TE PUEDE INTERESAR: Tips para empezar a hacer comercio electrónico en Colombia

 

El phishing es una de las modalidades más comunes

Se trata de la aplicación de la ingeniería social para que la víctima entregue voluntariamente información o descargue aplicaciones maliciosas en sus dispositivos, creyendo que son algún tipo de documento legítimo. 

Estos ataques llegan a través del correo, herramienta esencial para el trabajo y al que accedemos desde computadores, celulares o tablets. 

Otra modalidad es la de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS), que consiste en un intento de saturar y hacer colapsar el servidor de una red para denegar el acceso a los usuarios. 

Dependiendo de la gravedad del ataque, estas caídas de servidores pueden durar algunos días y hasta semanas, comprometiendo la operación de las organizaciones. 

Increíblemente, los ataques no son nuevas formas que las empresas y los negocios no sepan cómo evitar. El phishing es reconocido hoy en día y fácil de detener a tiempo. Por lo que se trata de mantener un ojo alerta y educar a los colaboradores de las empresas para no caer en tácticas antiguas”, señala Tavernier. 

Advertir los ataques a tiempo es indispensable para evitarlos.

Sin embargo, lo realmente clave es estar preparados y prevenidos para saber cómo actuar en caso de ataque para identificarlo en la organización y responder adecuadamente.

Por esto, debemos saber exactamente cómo operan. 

 

imagen de pixabay

Comienza buscando tu dominio aquí